Etiquetas

, ,

El disidente más agresivo de Cuba, José Daniel Ferrer García, liberado sólo en la primavera pasada después de ochos años de prisión, ha declarado una huelga de hambre para protestar por sus tres semanas bajo custodia policial sin cargos, informó el lunes su esposa.

La esposa de Ferrer, Belkis Cantillo, dijo a los activistas de derechos humanos que durante su visita a Ferrer en un centro de interrogatorios del estado de seguridad en el este de Santiago de Cuba, este le dijo, “me están matando poco a poco” antes de que un guardia interrumpiese abruptamente la visita.

El disidente rápidamente gritó que iba a una huelga de hambre, dijo el activista de derechos humanos en la Habana Elizardo Sánchez Santa Cruz, quien señaló que Cantillo le llamó por teléfono alrededor de la 1 pm del lunes, poco después de la visita a la prisión.

Los teléfonos de la Casa y celulares de Cantillo parecen estar bloqueados, y El Nuevo Herald pudo contactarla a partir del lunes por la noche, pero la bloguera Yoani Sánchez también escribió en Twitter que Cantillo había informado de la huelga de hambre de su marido.

Ferrer, de 41 años, ha sido una espina en el costado del gobierno comunista en el último año, organizando  marchas de protesta casi todas las semanas en su ciudad natal de Palmarito del Cauto y cerca de Palma Soriano, 18 kilómetros de Santiago, que llamó a la represión policial inusualmente duras.

Fundó La Unión de Disidente Patriótica Cubana y trabajó muy de cerca  con las Damas de Blanco en el este de Cuba, ya que fueron detenidos varias veces mientras trataba de asistir a las misas dominicales en la Catedral de Santiago y la basílica de la Virgen de la Caridad en el cercano pueblo de El Cobre.
Ferrer fue uno de los 75 disidentes pacíficos detenido en una ola represiva del 2003 conocida como la Primavera Negra Cubana, y fue condenado a 25 años de prisión. Cuba les tilda de “mercenarios” a sueldo de los EE.UU.

El Gobernante Cubano Raúl Castro estuvo de acuerdo en un diálogo en el 2010 con el cardenal católico Jaime Ortega Alamino para liberar a los últimos 52 de los 75 que siguen en la cárcel. Prácticamente todos estuvieron de acuerdo en ir al exilio a España con sus familiares, pero Ferrer y otros 11 insistieron en permanecer en Cuba.

 

Ferrer y otros 42 disidentes fueron arrestados el 2 de abril durante las protestas en las calles en Palmarito y  Palma. Los otros fueron liberados horas después, pero Ferrer fue trasferido a la capital de la provincia. El gobierno de Castro no ha hecho ningún comentario público sobre su detención.

Amnistía Internacional, el grupo con sede en Londres de los derechos humanos, la semana pasada añadió a Ferrer a su lista de “prisioneros de conciencia, detenidos únicamente por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión”, y expresando su preocupación de que podría verse obligado a cumplir el resto de sus 25 años de prisión.

Sánchez Santa Cruz, dijo que Cantillo le informo que el guardia interrumpió su visita cuando Ferrer comenzó a hacer declaraciones políticas, ya que se supone que sólo los problemas de la familia deben ser discutidos durante la reuniones.

Cantillo describe Ferrer en haber perdido mucho peso y lo cita diciendo: “Me están matando poco a poco”, en referencia a los enjambres de mosquitos conocidos que azotan al centro de interrogatorios de la seguridad del estado, el activista de derechos humanos añadió.

Anuncios